jueves, 1 de septiembre de 2011

Llévate un poema nº5, "La musa de la orilla"

Mes de septiembre y se acerca el otoño. Para la colección de "Llévate un poema" he realizado una obra de corte totalmente romántico. Nos encontraremos un soto donde una hermosa musa baila y canta acompañada de dríades y náyades, a su vez, estas son observadas por un prendado poeta que ante tan soberbio espectáculo se inspira para crear sus versos. Pero como todo lo bueno tienen un final, una mala llovizna acaba con el idílico paisaje y nuestras ninfas se marchan dejando a su observador mojado y sin rimas.

Espero que les guste.


La musa de la orilla

En la orilla había una musa
de gran sonrisa alabastrada,
lindos ojos de miel mirada,
de faz alegre, tez albina,
en cuyos ígneos cabellos
rielaba el sol con sus destellos.

Y allá entre los chopos y adelfas
cariñosa y presta ofrecía
un descanso, buena armonía,
el secreto de los arrullos
que escondía el augusto río
al ser grande su poderío.

Dríades y náyades con
ella bailaban de la mano,
y junto a un roble muy anciano
tocaban cítaras y liras,
silbaban notas, y ligeras,
clamaban odas de otras eras.

Y entre densos cañaverales
un poeta otrora distante
desplegó, con pulso constante,
delicados y excelsos versos,
finas metáforas, sedeñas
rimas. «Salve ninfas risueñas».

Mas en lo álgido, el deslumbrado
artista perdió en una brizna
a su musa en torva llovizna;
y sus escritos ya deshechos
hallaron sentires perdidos
en folios de sueños caídos.

Aquí el enlace con el poema en PDF:
La musa de la orilla (Imprimir sin ajuste de impresión)

12 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

así da gusto encarar el otoño, sin duda

Delgado dijo...

Sí Pedro, cuando uno menos lo espera encuentra una musa que le inspira nuevos versos

Desde el bar dijo...

El otoño que se avecina te ha dado imaginación para crear tan bella poesía. Saludos.

Ale

Anónimo dijo...

Habrá que entrar como anónimo, no me deja el Blogger.

Decía que tu poema nos lleva hasta un prado ameno como aquellos de Gracilaso.

Un abrazo de abejita de la Vega, María Ángeles Merino y a ver si sale.

Delgado dijo...

Ale: es la experiencia del amar y perder a una musa lo que me ha inspirado.

Abejita: me sonroja tan magna comparación, con respecto a blogger, la verdad es que últimamente falla un poco.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Delgado.

Llegué por casualidad y me gustó tu forma de escribir, me quedo.

Un abrazo.

Delgado dijo...

Bienvenido seas Rafael, espero verte más por aquí

Balamgo dijo...

Da gusto encontrar a la musa de esta manera. Excelente poema.
Abrazos.

mariarosa dijo...

¡Que lindo!

Me hiciste bailar con la musa del soto e imaginar la bellezas que describes en tus versos.

Saludos.

mariarosa

Carla dijo...

El otoño despierta en ti la musa para escribir tan bellos versos, muy bonitos.

Besos.

Delgado dijo...

Balamgo y Carla: la llegada del otoño despierta a las musas tras la caída de las hojas.

Mariarosa: encantado de tenerte por aquí

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Delgado:

Difícil situación para un poeta, el quedarse sin sus musas.

Un abrazo, gracias por visitarme.